La óptima distribución de ambientes en un restaurante

Los especialistas gustan de pensar y explicar a los restaurantes en términos de eficiencia respecto a la satisfacción del cliente en el lugar. Por ello, aseguran que un comensal que la pasó bien, vuelve; mientras que, quien no se sintió a gusto, por los motivos que sea, no retorna más, aunque afuera se coloque un cartel de nuevos dueños.

Lograr que los clientes de un restaurante la pasen bien significa también que se ha pensado en ellos en relación con la distribución de ambientes, ya que con estos se transmite el alma del lugar. Dicho de otro modo, ¿qué debe decir el restaurante?

Distribución con estilo

Como bien lo ha conseguido el restaurante Lalin, los salones se pueden dividir, a groso modo, en dos grandes estilos. Por un lado, están aquellos emprendimientos en los que existe un único salón que se puede visualizar a simple vista, y otros en los que se ha dividido el local ya sea por habitaciones o boxes.

Ambas distribuciones tienen ventajas y contras, pero, como dijimos, es importante que sean coherentes con el alma y mensaje del restaurante. El trabajo de los camareros será acorde a la propuesta porque en cada detalle se ve la gran diferencia.

El rol de la cocina

Otro detalle insoslayable a la hora de crear el ambiente de un restaurante es la ubicación y rol de la cocina.

El común de los restaurantes posee la cocina separada del salón y no está a la vista la elaboración de los platillos, mientras que otros la colocan al centro o en los laterales para que los comensales puedan ver y disfrutar, porque es el corazón del local y genera un espectáculo propio.

Estos últimos suelen tener más de una cocina, en una se preparan la gran mayoría de los platos, mientras que a la vista está aquello que hace al show que algunos clientes desean encontrar.

Ya sea con cocina separada como en https://restaurante-lalin.com.ar/restaurant-congreso/, o a cocina abierta, lo importante es conocer qué es lo que busca el cliente al momento de degustar un platillo; deleitarse con la preparación o disfrutar de un espacio en privacidad.

El sector de barras

No todos los restaurantes tienen barras, por entender que éstas son más propias de un bar. Sin embargo, los clientes disfrutan de este sector en el que pueden esperar a que esté lista su mesa o bien degustar la bebida de su predilección casi como si se tratara de dos experiencias en un mismo restaurante, por un lado, la barra y, luego, el sentarse a comer.

Resulta esencial que la barra y el salón comedor estén debidamente zonificados, pudiendo utilizar la iluminación para conseguirlo, además de la ambientación mobiliaria.

La óptima distribución en un restaurante

Digamos, a modo de cierre, que la óptima distribución en un restaurante depende del mensaje que desde el negocio se quiera transmitir. Es de vital importancia elegir el local adecuado en el que se pueda lograr lo diseñado y no deba atarse a lo disponible si esto no cumple con los requisitos buscados.

Brinde satisfacción al cliente con los ambientes y la decoración que elija, pero, sobre todo, recuerde las imborrables palabras de Ray Eames quien aseguraba: «Lo funcional es mejor que lo bello, porque lo que funciona bien permanece en el tiempo».