La importancia del diseño en cualquier negocio

En líneas generales, cuando se piensa en el diseño de espacios comerciales solemos olvidar algunas áreas e industrias que pueden no parecer prioritarias en este aspecto. Tal vez porque se trata de espacios que deben ser prioritariamente funcionales solemos dejar de lado el hecho de que un comercio tiene que contar con una carta de presentación positiva para que las visitas a sus clientes son cómodas y den una buena impresión para quienes acuden por primera vez.

Si de espacios generalmente descuidados por naturaleza hablamos, no podemos evitar nombrar a los talleres mecánicos, una de las áreas de negocio más dejadas de lado en cuanto a diseño refiere. Por el tipo de productos que se suelen utilizar, el tipo de tareas que se realizan y el espacio libre necesario para poder incluir vehículos es común que cualquier aspecto decorativo queda relegado. Sin embargo, tener la precaución de integrar un diseño agradable dentro de cualquier espacio que los clientes visitan, es una movida astuta en cuanto a inversión para fidelizar a los clientes, dar una imagen de marca fuerte y atraer nuevas personas que deseen hacernos parte de los mantenimientos de sus vehículos.

Una buena práctica de negocio en este aspecto es la de GDF automotores, una empresa que lleva más de quince años de trayectoria en el rubro automotriz y que no por eso ha dejado de lado este tema tan importante a nivel comercial. No sólo cuentan con una web en la cual puede se navegar fácilmente entre los diferentes servicios y soluciones que ofrecen, sino que su taller es un espacio prolijo, inteligentemente diseñado que permite seguir optimizando los lugares para dar el mejor servicio posible sin necesidad de sacrificar la imagen.

Tengamos en cuenta que los vehículos son uno de los objetos más costosos y de mayor importancia en la vida cotidiana de las personas y que es bien sabido que dentro de la enorme oferta de profesionales para repararlos hay muchos que no generan la confianza suficiente para atraer una nueva clientela. Es por eso que al demostrar la suficiente transparencia y sobre todo, el profesionalismo de tener espacios cuidados, quienes trabajan e invierten sobre la impresión que dan son quienes mayores chances tienen de sostener un negocio rentable.

Para quienes buscan un profesional de cabecera para acudir con cierta frecuencia o quienes necesitan de los servicios específicos de un taller sacabollos para una eventualidad, es fundamental saber que tendrán sus autos en buenas manos. Y seamos sinceros: no es la misma sensación la que deja visitar un taller lleno de manchas, acumulación de objetos a un espacio limpio, ordenado y que tiene un pensamiento detrás de las decisiones de decoración que se muestran.

No necesariamente pensar en el diseño o hacer una renovación de los espacios es dejar de lado la calidad del trabajo que se ofrece, sino todo lo contrario: es demostrar que como profesionales, hay atención puesta en el detalle, una constante búsqueda de mejora y esos son valores de marca que se transmiten desde lo estético y que pueden hacer la gran diferencia entre un negocio improvisado y uno sumamente exitoso.