Cómo diseñar la cocina ideal

La cocina no es uno de los ambientes de la casa en los cuales vas a estar más tiempo, pero eso no significa que haya que prestarle menos atención que a los otros. Después de todo, es el lugar donde vas a preparar tus comidas, ir a buscar algo para picar y, en ocasiones, comer. Como todo en una casa, no se puede hacer un diseño que abarque las necesidades y gustos de todos los clientes, a la vez que se debe elegir los muebles, electrodomésticos, materiales de construcción y tipos de luces que van a servir mejor en cada caso. Eso no significa que no hayan algunos aspectos en común en estos diferentes tipos de comida.

 

Determinar el espacio necesario que se va a necesitar en una cocina va a ser clave para poder determinar su forma. Los m² que dejemos disponibles para este ambiente se pueden distribuir de manera en que se aproveche al máximo la funcionalidad. La distribución puede ser en L, en U, en forma de isla o con península, respetando la utilización que se vaya a usar. Una vez que se tenga eso en claro, hay que pensar en tres zonas fundamentales: la del agua (la bacha), la de cocinar (horno, anafe, microondas, etc.) y almacenaje (cajones, alacena, estantes). La altura y la distancia entre estos elementos puede resultar la diferencia entre una cocina cómoda y una que no sea práctica. Los elementos que la componen también son importantes, ya que es la clave para saber el costo de la misma dependiendo del lugar donde se va a hacer la construcción. No es lo mismo diseñar una cocina que cuente con detalles de marmoleria en Argentina que en otros lugares del mundo.

 

Una vez que se determinan estos espacios, es hora de elegir los electrodomésticos. Y este es un punto clave, porque existen muchas opciones de diferentes marcas y con diseños particulares. En caso de ser posible, la mejor opción es encontrar aquellos que convienen con el resto del mobiliario y los colores de las paredes del ambiente, manteniendo una línea de diseño concisa en todo el lugar. Es conveniente comprar los que se van a utilizar, ya que tal vez la compra de una máquina de pan que se usa dos veces puede ser la diferencia que haga falta en el precio de una mesada de granito. De ser posible, lo mejor es ya tener elegidos los modelos de heladera y horno, ya que saber el espacio que van a ocupar puede ayudar a diseñar el reto del espacio alrededor de ellos.

Finalmente, queda elegir la iluminación que se va a instalar. Hay personas que no le dan tanta importancia a este aspecto, pero en realidad es probable que una mala disposición de las luces o la falta de ellas puede generar incomodidad a la hora de cocinar o permanecer dentro de la cocina. Si bien se puede elegir una iluminación más fría, es recomendable elegir una opción con tonos más cercanos al amarillo, ya que esta luz cálida va a dar una sensación más acogedora.