La importancia del diseño en cualquier negocio

En líneas generales, cuando se piensa en el diseño de espacios comerciales solemos olvidar algunas áreas e industrias que pueden no parecer prioritarias en este aspecto. Tal vez porque se trata de espacios que deben ser prioritariamente funcionales solemos dejar de lado el hecho de que un comercio tiene que contar con una carta de presentación positiva para que las visitas a sus clientes son cómodas y den una buena impresión para quienes acuden por primera vez.

Si de espacios generalmente descuidados por naturaleza hablamos, no podemos evitar nombrar a los talleres mecánicos, una de las áreas de negocio más dejadas de lado en cuanto a diseño refiere. Por el tipo de productos que se suelen utilizar, el tipo de tareas que se realizan y el espacio libre necesario para poder incluir vehículos es común que cualquier aspecto decorativo queda relegado. Sin embargo, tener la precaución de integrar un diseño agradable dentro de cualquier espacio que los clientes visitan, es una movida astuta en cuanto a inversión para fidelizar a los clientes, dar una imagen de marca fuerte y atraer nuevas personas que deseen hacernos parte de los mantenimientos de sus vehículos.

Una buena práctica de negocio en este aspecto es la de GDF automotores, una empresa que lleva más de quince años de trayectoria en el rubro automotriz y que no por eso ha dejado de lado este tema tan importante a nivel comercial. No sólo cuentan con una web en la cual puede se navegar fácilmente entre los diferentes servicios y soluciones que ofrecen, sino que su taller es un espacio prolijo, inteligentemente diseñado que permite seguir optimizando los lugares para dar el mejor servicio posible sin necesidad de sacrificar la imagen.

Tengamos en cuenta que los vehículos son uno de los objetos más costosos y de mayor importancia en la vida cotidiana de las personas y que es bien sabido que dentro de la enorme oferta de profesionales para repararlos hay muchos que no generan la confianza suficiente para atraer una nueva clientela. Es por eso que al demostrar la suficiente transparencia y sobre todo, el profesionalismo de tener espacios cuidados, quienes trabajan e invierten sobre la impresión que dan son quienes mayores chances tienen de sostener un negocio rentable.

Para quienes buscan un profesional de cabecera para acudir con cierta frecuencia o quienes necesitan de los servicios específicos de un taller sacabollos para una eventualidad, es fundamental saber que tendrán sus autos en buenas manos. Y seamos sinceros: no es la misma sensación la que deja visitar un taller lleno de manchas, acumulación de objetos a un espacio limpio, ordenado y que tiene un pensamiento detrás de las decisiones de decoración que se muestran.

No necesariamente pensar en el diseño o hacer una renovación de los espacios es dejar de lado la calidad del trabajo que se ofrece, sino todo lo contrario: es demostrar que como profesionales, hay atención puesta en el detalle, una constante búsqueda de mejora y esos son valores de marca que se transmiten desde lo estético y que pueden hacer la gran diferencia entre un negocio improvisado y uno sumamente exitoso.

La notebook ideal para el arquitecto profesional

Al igual que el arquitecto comprometido con su profesión realiza cursos de actualización y está al corriente de cuáles son las normativas vigentes de construcción, de la misma forma debe invertir en una buena herramienta de trabajo que en su caso particular es una notebook que posea todas las herramientas que precise.

Las características particulares de una notebook para arquitectos están enteramente ligadas a los programas imprescindibles para el desempeño de su actividad profesional, por eso, la elección deberá contar con la participación activa del usuario para que todos sus requerimientos laborales estén resueltos.

Pero no desesperé, aquí le presentamos las principales características que debe tener una notebook para el arquitecto profesional.

Placa gráfica adecuada

Las tarjetas o placas gráficas son las aliadas de todo profesional de arquitectura y decoración porque es el elemento que le dará una mejor resolución a todos los componentes gráficos de sus diseños.

Es importante que, al seleccionar la notebook de trabajo, el arquitecto haga sus averiguaciones o consulte con los expertos en el tema para que su computadora, ya sea por componentes integrados o porque se le agregan, cuente con la placa gráfica que necesita para que sus trabajos tengas la resolución que precisa para acercarle a sus clientes las impresiones más cercanas al logro de sus propias expectativas.

Memoria RAM fundamental

Como sabemos la Memoria RAM (Random Access Memory) es la necesaria para que cada programa se ejecute, es la que trabaja directamente con los procesos de trabajo ya que le permite al microprocesador acceder a todas las acciones necesarias para llevar adelante su labor.

Muchos afirman que la memoria RAM es la zona de trabajo del software de una computadora porque es la que facilita que los diferentes programas se ejecuten adecuadamente. Esto es fundamental para la apertura simultánea de tareas y recursos, y en el trabajo de un arquitecto ese es el escenario habitual, ya que precisa trabajar con diferentes programas a la vez y estos necesitan de muchos recursos para funcionar.

Según una reconocida empresa de reparación de notebook en Capital Federal, el mínimo recomendado para una memoria RAM en la notebook de un arquitecto profesional es de 4GB, pero lo óptimo se establece por encima de los 8GB.

Necesito ver y necesito mostrar

El arquitecto profesional para poder ver y acercar los diferentes proyectos a los clientes y a sus subordinados debe contar con una pantalla que le permita mostrar su trabajo sin complicaciones.

Para ello, lo recomendable es que la notebook no tenga una pantalla inferior a las 14 pulgadas, pero si fuera mayor, se debe considerar también que la resolución sea la adecuada.

Los clientes que llevan con una idea sobre la casa de sus sueños o cualquier proyecto que deseen hacer realidad precisan poder visualizarlo íntegramente con la mejor calidad. Por todo esto la presentación es fundamental, ya que pone de manifiesto la capacidad de interpretación y resolución del arquitecto.

Último consejo

El consejo final, pero quizás más importante es que no se apresure en tomar una decisión, recorra todo lo que necesite, pida consejo y pruebas de uso a un servicio técnico de PC, y no compre hasta no estar completamente seguro y conforme con su notebook.

La arquitectura y la industria farmacéutica de cara al futuro

Los cambios en la infraestructura de los distintos sectores comerciales y sociales plantean nuevos y asombrosos desafíos a la arquitectura, como los cambios que se producen actualmente en el sector farmacéutico, en general acerca de las características edilicias que deben tener este tipo de establecimientos.

A veces esos cambios ocurren casi imperceptiblemente, y por causas que no parecen revestir demasiada importancia, como la aceptación del medicamento homeopático, el cual ha requerido que muchas farmacias deban incorporar un laboratorio propio para su preparación. Resultaría redundante aclarar por qué esta pequeña variación ha tenido un alto impacto en la arquitectura.

Es probable que todos estos cambios se vayan acentuando de cara al futuro. De hecho, nada hace pensar que las farmacias, sobre todo, reduzcan sus distintos servicios y, en consecuencia, requieran de una infraestructura menos compleja. Por el contrario, todo parece indicar que seguirán creciendo y expandiéndose dentro de sus respectivos nichos.

Los laboratorios integrados a las farmacias, algo que hoy en día no ocurre en todos los casos, pero que en buena medida puede observarse en muchos ejemplos, son el gran factor de cambio que debemos considerar, uno que le demanda a la arquitectura soluciones de calidad.

Es altamente factible que en el futuro sean muchas más las farmacias que se propongan darle a sus clientes la posibilidad de acceder a un recetario magistral, es decir, de preparados magistrales hechos en condiciones de laboratorio. Esto implica, por un lado, más trabajo para el sector de la arquitectura, pero también nuevos desafíos en materia de ingenio.

¿Por qué? Muy simple: no todas las farmacias cuentan con la infraestructura necesaria para sufrir remodelaciones que nos permitan implementar un laboratorio incorporado. De hecho, son muy pocas las que cuentan con esta posibilidad, de forma tal que posiblemente se deba partir desde cero en nuevos inmuebles que necesariamente tendrán que ser adaptados para cumplir con los nuevos requerimientos.

Pensar en el futuro, al menos en el sector de la arquitectura, es un ejercicio que no está del todo libre de cierta especulación fantástica, a veces vecina de la ciencia ficción. Pero pensemos por un momento en lo increíble que seguramente debería parecerle a un profesional de hace treinta o cuarenta años la existencia de farmacias que funcionan básicamente como supermercados.

Sin dudas este hipotético arquitecto del pasado habría puesto en tela de juicio nuestra cordura, sin embargo, las grandes cadenas de farmacias están ahí, y lo seguirán estando durante mucho tiempo. No obstante, las pequeñas farmacias, aquellas que se construyen a partir del conocimiento y la frecuentación de los vecinos del barrio, también deberán adaptarse a los nuevos tiempos.

Aquí, como en tantos otros rubros, la arquitectura deberá brindar soluciones eficaces y en un contexto que no necesariamente será favorable para la creatividad. La normativa que pesa sobre los laboratorios nos hace suponer que muchas de aquellas farmacias de barrio, al menos las que no puedan adaptarse, se verán en serios problemas para subsistir, mientras que aquellas que consigan salir adelante con sus respectivos laboratorios, tendrán una poderosa herramienta a su favor.