La arquitectura y la industria farmacéutica de cara al futuro

Los cambios en la infraestructura de los distintos sectores comerciales y sociales plantean nuevos y asombrosos desafíos a la arquitectura, como los cambios que se producen actualmente en el sector farmacéutico, en general acerca de las características edilicias que deben tener este tipo de establecimientos.

A veces esos cambios ocurren casi imperceptiblemente, y por causas que no parecen revestir demasiada importancia, como la aceptación del medicamento homeopático, el cual ha requerido que muchas farmacias deban incorporar un laboratorio propio para su preparación. Resultaría redundante aclarar por qué esta pequeña variación ha tenido un alto impacto en la arquitectura.

Es probable que todos estos cambios se vayan acentuando de cara al futuro. De hecho, nada hace pensar que las farmacias, sobre todo, reduzcan sus distintos servicios y, en consecuencia, requieran de una infraestructura menos compleja. Por el contrario, todo parece indicar que seguirán creciendo y expandiéndose dentro de sus respectivos nichos.

Los laboratorios integrados a las farmacias, algo que hoy en día no ocurre en todos los casos, pero que en buena medida puede observarse en muchos ejemplos, son el gran factor de cambio que debemos considerar, uno que le demanda a la arquitectura soluciones de calidad.

Es altamente factible que en el futuro sean muchas más las farmacias que se propongan darle a sus clientes la posibilidad de acceder a un recetario magistral, es decir, de preparados magistrales hechos en condiciones de laboratorio. Esto implica, por un lado, más trabajo para el sector de la arquitectura, pero también nuevos desafíos en materia de ingenio.

¿Por qué? Muy simple: no todas las farmacias cuentan con la infraestructura necesaria para sufrir remodelaciones que nos permitan implementar un laboratorio incorporado. De hecho, son muy pocas las que cuentan con esta posibilidad, de forma tal que posiblemente se deba partir desde cero en nuevos inmuebles que necesariamente tendrán que ser adaptados para cumplir con los nuevos requerimientos.

Pensar en el futuro, al menos en el sector de la arquitectura, es un ejercicio que no está del todo libre de cierta especulación fantástica, a veces vecina de la ciencia ficción. Pero pensemos por un momento en lo increíble que seguramente debería parecerle a un profesional de hace treinta o cuarenta años la existencia de farmacias que funcionan básicamente como supermercados.

Sin dudas este hipotético arquitecto del pasado habría puesto en tela de juicio nuestra cordura, sin embargo, las grandes cadenas de farmacias están ahí, y lo seguirán estando durante mucho tiempo. No obstante, las pequeñas farmacias, aquellas que se construyen a partir del conocimiento y la frecuentación de los vecinos del barrio, también deberán adaptarse a los nuevos tiempos.

Aquí, como en tantos otros rubros, la arquitectura deberá brindar soluciones eficaces y en un contexto que no necesariamente será favorable para la creatividad. La normativa que pesa sobre los laboratorios nos hace suponer que muchas de aquellas farmacias de barrio, al menos las que no puedan adaptarse, se verán en serios problemas para subsistir, mientras que aquellas que consigan salir adelante con sus respectivos laboratorios, tendrán una poderosa herramienta a su favor.

¿Por qué son importantes los proyectores en la ambientación digital?

Los avances tecnológicos, a diario, convierten en realidad los sueños más futuristas y algunas designaciones que eran propias del cine de ciencia ficción pasan a ser expresiones cotidianas de nuestras vidas.

Un caso particular de estas características es cuando hablamos de ambientación digital, que era un concepto utilizado en cine y teatro para lograr escenografías particulares de una temática específica o época particular.

Gracias a las oportunidades que los proyectores y diferentes tecnologías tienen para aportar, se puede lograr que diferentes encuentros y eventos sean ambientados digitalmente para recrear un entorno específico de comunicación audiovisual que le da un marco único a cualquier encuentro.

Los proyectores mágicos

Los proyectores son piezas fundamentales para crear ambientaciones digitales, ya que serán los encargados de reflejar las imágenes alusivas al tema elegido en paredes y diferentes superficies.

Para lograr el mejor efecto, se debe conocer a la perfección las características técnicas del proyector y cuáles son los requisitos que se deberán cumplir para que la ambientación sea exitosa. Un aliado esencial de la ambientación es la luminosidad y su relación con lo proyectado, por eso se debe conocer de ante mano si el evento será de día o de noche.

Otros socios invaluables para lograr la ambientación adecuada son los efectos de sonido, las pantallas para proyectores y la escenografía física, que serán pensados como complementos de la propuesta digital para que hagan sus aportes en una puesta en escena integral.

Todo es posible

En esta asignatura, pareciera ser que el límite para recrear ambientaciones particulares es la imaginación, ya que mientras más detalles se le sumen a la propuesta más efectiva será la presentación final.

La ambientación digital logrará su cometido si está correctamente diseñada, organizada y pautada junto con el cronograma de actividades y tiempos del evento al que se introduce esta técnica.

Lo importante es no ser repetitivo, introducir efectos sorpresas y presentaciones alusivas, diseñadas exclusivamente para el evento del que se trate. Una ambientación de calidad sabrá cómo construir, en una sola temática, diferentes escenarios que vayan desde una escena propia de Hollywood para los instantes claves y otras esperas de relleno para matizar momentos pasivos.

En este sentido el organizador deberá ser muy claro con las necesidades del evento para que el cambio de foco, ritmo y protagonistas se realice de forma natural y siguiendo las necesidades del encuentro.

Tecnología como aliada

La puesta en escena será importante que se realice de forma aceitada, sin sobresaltos ni sorpresas desagradables. Para evitar disgustos es esencial haber realizado una prueba de sonido y equipos para no caer en las garras de los imprevistos.

Recuerde siempre que los protagonistas de todo evento son las personas, es decir que, en una boda, por ejemplo, la ambientación es el entorno en el cual los novios se destacan y son las estrellas estelares. En ningún caso serán opacados por la ambientación.

Hay un profesional esperando su consulta, recuerde contar siempre con personal que esté a la altura de sus requerimientos y no sorprenderse de lo mal que salió su sueño de ambientación.

Cómo optimizar la iluminación en un consultorio estético

Cualquier consultorio estético debe estar provisto, fundamentalmente, de profesionales especialistas, aparatología de alta calidad y una excelente atención; pero, además es preciso que tenga una confortable decoración que deberá tener una adecuada iluminación. Esta será la fórmula fundamental del éxito.

¿Por qué la iluminación está al mismo nivel que los demás componentes? Es sencillo, esto se debe a qué no se puede dar valor a lo que no se ve de manera apropiada y para que los clientes puedan dar el visto bueno a los diferentes tratamientos que se realizan deben ser capaces de captar la mejoras que los mismos han aportado a su estética.

Le ofrecemos algunos consejos para que su negocio tenga la iluminación más adecuada en cada espacio del consultorio.

Esencialmente natural

Una iluminación que no puede dejar de lado el centro de estética es aquella que aporta la luz natural, aprovechando al máximo los recursos que el diseño y la arquitectura ofrecen para captarla de la mejor manera.

Vidrios fijos, tragaluces, ladrillos de vidrio, todas estas estrategias arquitectónicas otorgan la posibilidad de contar con iluminación que garantiza ambientes cálidos y armoniosos. Pero recuerde que deberá contar con recursos que le permitan contrarrestar la luminosidad excesiva.

No todo es natural

Aunque la iluminación natural es un recurso sumamente importante en cualquier edificio, no siempre es posible contar con solo el aporte que nos otorga el sol y, por ello, en cuanto a iluminación artificial debemos considerar aquella que más beneficios nos otorguen.

Para dar una sensación abierta y luminosa debemos evitar rincones oscuros y exceso de sombras, para ello, lo mejor es utilizar pequeñas luminarias bien distribuidas y no focos centrales que proyectan grandes sombras.

Tenga en cuenta la correcta distribución de los espacios para poder ambientar la luz de manera adecuada, aprovechando la funcionalidad de cada uno. Diversos tratamientos, como el trasplante capilar o los procedimientos quirúrgicos, van a necesitar una iluminación muy bien cuidad.

Cálido o frío

Al investigar brevemente sobre los tonos más adecuados para iluminar los ambientes, los expertos distinguen entre luces frías y cálidas, cada una de ellas ofrece una luz que permite diferenciar relajación y concentración, solo por dar un ejemplo.

Así, podemos asegurar que las luces frías invitan a las personas a estar atentas y concentradas en una determinada tarea y son las que se utilizan mayormente es escuelas, fábricas y oficinas. Estas luces son las que recomendamos para el lugar donde se ofrecen los tratamientos específicos y donde se encuentra el instrumental a utilizar.

Por otro lado, las luces cálidas invitan a estar más distendido y relajado, son las que se utilizan en dormitorios y comedores. En su consultorio recomendamos esta iluminación para las salas de espera y sectores donde se imparten terapias de masajes y descanso.

Palabra de especialistas

Como lo indican desde el Centro de Estética Probella, la iluminación es un aspecto fundamental en su negocio, y por lo tanto no debe dejarse librado al azar. En caso de que no encuentre la manera de dar la ambientación que está necesitando no tema consultar con expertos y seguir sus consejos.

De este aspecto tan importante depende que los clientes se enamoren de su propuesta, por ello no deje de pedir consejo a los que más conocen del rubro, ya que una buena inversión siempre representa ganancias.

La óptima distribución de ambientes en un restaurante

Los especialistas gustan de pensar y explicar a los restaurantes en términos de eficiencia respecto a la satisfacción del cliente en el lugar. Por ello, aseguran que un comensal que la pasó bien, vuelve; mientras que, quien no se sintió a gusto, por los motivos que sea, no retorna más, aunque afuera se coloque un cartel de nuevos dueños.

Lograr que los clientes de un restaurante la pasen bien significa también que se ha pensado en ellos en relación con la distribución de ambientes, ya que con estos se transmite el alma del lugar. Dicho de otro modo, ¿qué debe decir el restaurante?

Distribución con estilo

Como bien lo ha conseguido el restaurante Lalin, los salones se pueden dividir, a groso modo, en dos grandes estilos. Por un lado, están aquellos emprendimientos en los que existe un único salón que se puede visualizar a simple vista, y otros en los que se ha dividido el local ya sea por habitaciones o boxes.

Ambas distribuciones tienen ventajas y contras, pero, como dijimos, es importante que sean coherentes con el alma y mensaje del restaurante. El trabajo de los camareros será acorde a la propuesta porque en cada detalle se ve la gran diferencia.

El rol de la cocina

Otro detalle insoslayable a la hora de crear el ambiente de un restaurante es la ubicación y rol de la cocina.

El común de los restaurantes posee la cocina separada del salón y no está a la vista la elaboración de los platillos, mientras que otros la colocan al centro o en los laterales para que los comensales puedan ver y disfrutar, porque es el corazón del local y genera un espectáculo propio.

Estos últimos suelen tener más de una cocina, en una se preparan la gran mayoría de los platos, mientras que a la vista está aquello que hace al show que algunos clientes desean encontrar.

Ya sea con cocina separada como en https://restaurante-lalin.com.ar/restaurant-congreso/, o a cocina abierta, lo importante es conocer qué es lo que busca el cliente al momento de degustar un platillo; deleitarse con la preparación o disfrutar de un espacio en privacidad.

El sector de barras

No todos los restaurantes tienen barras, por entender que éstas son más propias de un bar. Sin embargo, los clientes disfrutan de este sector en el que pueden esperar a que esté lista su mesa o bien degustar la bebida de su predilección casi como si se tratara de dos experiencias en un mismo restaurante, por un lado, la barra y, luego, el sentarse a comer.

Resulta esencial que la barra y el salón comedor estén debidamente zonificados, pudiendo utilizar la iluminación para conseguirlo, además de la ambientación mobiliaria.

La óptima distribución en un restaurante

Digamos, a modo de cierre, que la óptima distribución en un restaurante depende del mensaje que desde el negocio se quiera transmitir. Es de vital importancia elegir el local adecuado en el que se pueda lograr lo diseñado y no deba atarse a lo disponible si esto no cumple con los requisitos buscados.

Brinde satisfacción al cliente con los ambientes y la decoración que elija, pero, sobre todo, recuerde las imborrables palabras de Ray Eames quien aseguraba: “Lo funcional es mejor que lo bello, porque lo que funciona bien permanece en el tiempo”.

Talleres mecánicos o el arte de optimizar los espacios de trabajo

La puesta a punto de un espacio de trabajo, cualquiera sea el rubro del que se trata, requiere de un óptimo planeamiento y la mirada profesional para que el diseño y la disposición de los materiales colaboren y no entorpezcan el funcionamiento del lugar.

En efecto, contar con espacios amplios y acordes a los servicio que se quiere prestar es una premisa fundamental de cualquier negocio. En esta entrada nos centraremos específicamente en el caso de los talleres mecánicos, y sus necesidades de espacio, algo que resulta un verdadero desafío, sobre todo en tiempos de pocos recursos.

Algunas recomendaciones generales pueden ser útiles para lograr un buen resultado final, para ello consultamos algunos especialistas de Nuevadelta para penar en las rutinas y dinámicas diarias de un funcionamiento ágil en un espacio de trabajos con estas características.

En efecto, hay que considerar en primer lugar qué tipo de prestaciones se brindarán y con qué frecuencia durante una jornadas. A la luz de estos requerimientos hay que considerar el espacio disponible y tomar nota de medidas y activos reales disponibles. La primera gran división es seguramente la relacionada con los recursos disponibles y cómo logran satisfacer las distintas necesidades de servicios básicos, como electricidad, agua y otros insumos fundamentales.

 

La cercanía y la división de las capacidades disponibles según la necesidad de uso de estos ítems es el primer gran ordenador del lugar. La luz natural en los diferentes momentos del día también es un factor determinante en este sentido, como así también para los costos.La escasez del espacio físico en un taller de chapa y pintura es seguramente siempre un problema presente.

Un tip inteligente es recibir a primera hora del día los autos cuyo tiempo en reparación tomará más tiempo y dejar los ingresos finales para aquellos servicios que requieren menos tiempo y tienen una rotación de servicio más rápida.

Esto permitirá evitar rechazar un trabajo por falta de espacio. Inmediatamente conviene pensar en los trabajos en sí mismos. Por ejemplo, existen tareas que requieren una dedicación a tiempo completo, muchas personas trabajando a la vez y una extensión para desplegarse amplia, como puede ser una pintura de toda la carrocería; mientras que otros trabajos como reparación de bollos, golpes requieren más de habilidad y tecnología dirigida y focalizada; para saber más sobre estos trabajos se puede visitar el siguiente enlace, http://nuevadelta.com.ar/sacabollos-autos-zona-norte.html. En todos los casos, conviene tener en consideración las necesidades de los empleados para su óptimo movimiento.

El segundo componente fundamental, más relacionado con el diseño, tiene que ver con la disponibilidad de las herramientas y materiales para el trabajo. Un punto importante es tener en cuenta la conservación de los elementos que lo conforman, por ejemplo aquellas sensibles a la corrosión, deben estar en zonas secas y sin posibilidad de mojarse.

El criterio de orden debe respetar el uso más frecuente, colocando los de uso más común cerca de todos los especialistas. Utilizar colores que distingan las diferentes herramientas es también un recurso efectivo para segmentar y orientar rápidamente la ubicación y el guardado de los elementos.

Asimismo, un buen plan de arquitectura debe considerar todos los pequeños rincones disponibles, como por ejemplo las esquinas, para instrumentos más grandes y las zonas altas para estantes.

Por último, dejar un lugar específico para atender a los clientes, aislado de los ruidos fuertes, calefaccionado y con comodidad óptima para los clientes que tengan que esperar es otro sector que requiere idealmente de un ambiente exclusivo.

Tendencias en materia de diseño de consultorios de medicina estética

Como toda profesión en constante desarrollo, la medicina estética requiere nuevos y mejores consultorios para llevar adelante su actividad. Aquí la premisa puede resumirse en una sola palabra: funcionalidad. Esto es, pensar un espacio desde el diseño que pueda satisfacer las necesidades de hoy sin que se vuelva obsoleto en pocos años.

En el sitio web de Cimec podemos ver, a modo de ejemplo, la gran cantidad de tratamientos estéticos que existen en la actualidad; no obstante, la mayoría de ellos son tratamientos no invasivos, es decir, que no requieren cirugía, con lo cual se los realiza en un entorno de consultorio o bien en alguna sala de aparatos, los cuales abundan en este sector.

Esto quiere decir que los consultorios, o por tal caso cualquier otro espacio de trabajo dentro de la medicina estética, debe ser funcional a estas dos cuestiones: la aparatología y la aplicación de determinadas sustancias por parte del profesional médico. ¿Cómo lograrlo? En principio, utilizando aquello que nos obliga la normativa vigente, y luego aprovechando el aporte de los médicos como fuente para saber qué funciona, qué es necesario, y qué es completamente irrelevante en materia de espacio.

La tendencia indica que la mayoría de los tratamientos estéticos que se realizan en un centro de estas características no necesitan cirugía, pero sí requieren espacios pensados para la aplicación de productos, como la fostatilcolina (aquí se puede ver más: https://cimec.com.ar/fostatilcolina/), por lejos, una de las más utilizadas en los centros de estética. Esto implica volver a pensar en el diseño de consultorios médicos de acuerdo a esas necesidades específicas.

En cualquier caso, se recomienda que los espacios cuenten con algún grado de amplitud que permita al paciente sentirse cómodo, así también como al profesional. Los habitáculos ya han dejado de ser una tendencia en este sentido, y se prefieren los consultorios funcionales pero capaces de proyectar esa sensación de comodidad producto de la amplitud espacial.

Claramente esto puede traer consigo algún dolor de cabeza a la hora de presentar un anteproyecto, ya que esta mirada sobre el espacio reduce la capacidad del centro de estética de colocar una mayor cantidad de consultorios. Desde luego que la decisión final la tiene el cliente, y siempre dentro del marco que exige la ley para este tipo de establecimientos, pero como profesionales es importante presentar una opción más moderna y saludable.

Espacios más amplios permiten, entre otras cosas, que el profesional médico pueda personalizar en cierto grado su lugar de trabajo, y esto trae consigo una enorme cantidad de beneficios en la calidad de vida de la gente, logrando incluso una mayor identificación del médico con su consultorio, y en consecuencia con el centro de estética que lo ha contratado.

Los consultorios impersonales ya no son bien vistos por el público, y hasta pueden ser un motivo de desagrado para muchos de ellos, que prefieren lugares más cálidos y con mayor personalidad. En este contexto, el diseño de espacios de trabajo tiene mucho para decir al respecto, y necesariamente los empresarios e inversores del sector deben empezar a comprenderlo para mantenerse vigentes y competitivos.

Ventajas de la utilización de revestimientos antihumedad

El motivo principal para comenzar a pensar en las ventajas de la utilización de revestimientos antihumedad es, justamente, evitar que los hongos y la humedad puedan llegar a perjudicar las paredes y, con ellas, el resto de la estructura edilicia de un inmueble. Esto, lógicamente, adquiere mayor importancia en determinadas zonas, incluso dentro de la ciudad, donde la humedad realmente es capaz de hacer estragos.

Hoy en día la fabricación de placas antihumedad ha mejorado considerablemente, logrando excelentes niveles de calidad. Los que quieran investigar un poco más en detalle las características de estos productos pueden consultar el catálogo online de Leplak, empresa que se dedica a la fabricación de placas para diversos usos.

Más allá de las ventajas evidentes del revestimiento antihumedad, también hay que decir que la variedad ha crecido enormemente. De hecho, el mercado nacional cuenta con varias docenas de modelos para elegir, con lo cual es posible implementar un estilo particular en el living y las habitaciones, por ejemplo, y otros para el baño o cualquier otro ambiente de casa.

Es decir que la cuestión estética está soslayada gracias a la variedad de modelos que existen actualmente, un tema que no es para nada menor. De hecho, muchas personas se inclinan por este tipo de placas justamente porque se acomodan perfectamente al estilo particular de cada hogar.

Otra ventaja de las placas de revestimiento antihumedad —aquí podemos ver más: https://www.leplak.com/revestimientos-antihumedad/— tiene que ver con la seguridad del hogar. En efecto, este tipo de placas son incombustibles, lo cual significa que previenen muchos accidentes producto de algún siniestro. En determinados casos, también hay que decir que se emplean materiales ecológicos para su fabricación.

En términos estéticos las placas pueden ser pintadas según el gusto de cada uno, de modo tal que se ajustan perfectamente a todos los estilos; sin dudas un motivo más para inclinarse por esta interesante y moderna alternativa.

Un detalle extra, que además de ser una ventaja resulta algo atractivo para el bolsillo: algunos fabricantes de placas antihumedad ofrecen garantías realmente extensas a sus clientes, de hasta quince años, razón por la cual la inversión que se realice está cubierta por completo.

Se sabe que la humedad es uno de los grandes enemigos de paredes y cielorraso. En este sentido, las placas de revestimiento son una decisión inteligente para evitar acciones tardías, ya que impiden que la humedad y los hongos avancen y vayan deteriorando la estructura de casa. En algunas zonas en particular de nuestro territorio esto es esencial, y no ofrece demasiado margen para la duda.

Podríamos seguir enumerando las ventajas de este producto, pero considero que lo dicho hasta aquí es más que suficiente para evacuar las dudas principales que surgen al considerar esta alternativa. Lo importante, en todo caso, es decir que no hay escenarios en donde las placas antihumedad sean una mala elección; por el contrario, desde el precio hasta sus beneficios menos evidentes, conforman una herramienta fundamental para garantizar la salud estructural de su casa frente a la humedad y los hongos.

Arquitectura industrial: nuevos desafíos tras la mejora en los procesos de fabricación de alimentos congelados

Es razonable suponer que la mejora en todos los procesos de fabricación plantea un nuevo desafío para la arquitectura, que debe volver a pensar sus métodos tradicionales para satisfacer demandas más novedosas y complejas que las que debíamos enfrentar en el pasado.

Como referencia para las siguientes reflexiones tomamos a la empresa Don Carmelo, que se dedica a la fabricación de alimentos congelados al por mayor.

Nuevos procesos, en cualquier rubro, implican cambios en el uso de la tecnología de fabricación. En el caso de los alimentos esto puede observarse claramente en el empleo de maquinaria cada vez más precisa y, al mismo tiempo, exigente en términos del uso del espacio disponible. La vieja noción de una empresa situada en algún recóndito galpón es inconcebible en la actualidad.

Por otro lado, la fabricación de alimentos congelados implica seguir una gran cantidad de normas, sin las cuales la empresa puede ser sancionada e incluso inhabilitada para seguir realizando sus funciones. En este sentido, la arquitectura debe colaborar para lograr esos objetivos edilicios de forma razonable y, acto seguido, brindarle al cliente un valor agregado.

 

La tendencia en alimentos congelados va creciendo, aún en sectores prácticamente desconocidos hasta ahora, como las facturas congeladas. Aquellos que quieran conocer un poco más sobre las características de la fabricación de este tipo de productos pueden ver más aquí:  http://www.doncarmelo.com.ar/medialunas-congeladas/.

Lo cierto es que la tecnología y la maquinaria utilizada en este tipo de empresas debe combinarse de forma equilibrada con procesos que siguen respetando lo artesanal. Esto implica que la arquitectura necesariamente debe realizar su aporte de un modo superador, facilitándole al cliente un uso más inteligente del espacio disponible.

El verdadero desafío que se nos plantea de cara al futuro tiene que ver con la implementación de una mirada mucho más global sobre el tema. Las normas vigentes dejan poco margen para la maniobra creativa, eso es cierto, pero incluso en este estrecho paréntesis debemos ser capaces de darle un salto de calidad a nuestros proyectos.

Una de las posibilidades es pensar en el espacio disponible de manera más funcional, y eso no solo tiene que ver con el uso del espacio únicamente en función de la maquinaria, sino más bien todo lo contrario, pensando constantemente en el personal encargado de operarla.

Desde ya que no es lo mismo una empresa que fabrica alimentos congelados para exportar que, por ejemplo, una fábrica metalúrgica; pero el principio que rige detrás sigue siendo el mismo: acelerar los procesos de fabricación y mejorar la calidad laboral del personal. ¿Es posible lograr estos objetivos sin volver inviable la inversión del cliente? Consideramos que sí; es posible, y debe ser una de las metas que se plantee la arquitectura en los próximos años.

Además, es altamente probable que recién estemos en los comienzos del auge por los alimentos congelados, con lo cual las empresas que se dedican al sector seguirán surgiendo aquí y allí como emergentes de esa tendencia. En este contexto, la arquitectura necesita sí o sí estar a la altura del desafío.

¿Cuál es el momento indicado para incorporar un consultor informático a su estudio de arquitectura?

Los tiempos cambian, esa es una verdad universal que ningún sector puede omitir. En el caso puntual de la arquitectura, los cambios a menudo traen cierta incertidumbre, en especial cuando hablamos de tecnología. No obstante, los estudios de arquitectura más eficientes ya están incorporando diferentes servicios de consultoría informática para solucionar cuestiones esenciales del trabajo diario.

Desde Znet, empresa dedicada a brindar servicios de consultoría informática, nos comentan que, en efecto, el sector de la arquitectura es uno de los que más está demandando el aporte de profesionales; sobre todo para trabajar sobre cuestiones esenciales como redes, comunicaciones, servers, mantenimiento y seguridad informática.

Realmente no es de extrañar que esta tendencia se haya convertido en una herramienta fundamental para muchos estudios. Buena parte del trabajo transita por carriles informáticos, así como las comunicaciones, presentaciones digitales, etc, con lo cual la consultoría informática resulta clave para asegurar un esquema de trabajo confiable y sin fallas.

Lo cierto es que todas las áreas que tecnológicas mencionamos anteriormente pueden mejorarse de forma radical cuando son evaluadas por un profesional del sector, alguien capaz de hacernos ganar mucho en términos de eficiencia. La clave, en todo caso, no solo está en utilizar lo mejor que la tecnología tiene para ofrecernos dentro de cada área en particular, sino a través de una infraestructura tecnológica interna eficaz.

Aquí hay muy buena información sobre el tema de la consultoría informática: https://www.z-net.com.ar/consultoria-informatica/. Más allá de eso, la idea es incorporar un asesor o consultor informático a través de una empresa seria, que esté bien establecida en su ámbito, para que estudie en detalle todo nuestro esquema informático y presentarnos posibles mejoras y de esa forma alcanzar un grado más alto de rendimiento.

En general, tras esta fase de estudio, el consultor nos presentará un proyecto detallado, tanto para reducir en el futuro cualquier tipo de inconvenientes, así también como para establecer un esquema de trabajo que maximice los recursos disponibles.

Volviendo un poco a la pregunta que nos planteábamos al comienzo, el mejor momento para incorporar a un asesor informático es precisamente antes de que su estudio de arquitectura lo necesite. En ese caso, los problemas ya se habrán hecho presentes. La idea aquí es trabajar con cierto grado de previsibilidad, sobre todo en la actualidad, donde casi todo el arco de actividades que debemos llevar adelante se apoyan de una forma u otra sobre la informática.

Desde planos digitales a presentaciones, diagramaciones, incluso la fase administrativa de nuestro estudio de arquitectura requiere de la tecnología en todo momento, a cada segundo. En este contexto, se impone verdaderamente la necesidad de incorporar a un profesional dentro de esta área, alguien que, por ejemplo, podría brindarnos sus servicios en términos de consultoría externa cada vez que así se lo requiera.

En la actualidad hay muy buenas empresas dedicadas a este rubro; de hecho, nuestro país cuenta con calidad y variedad en propuestas de este tipo. Solo basta que se informe al respecto y de un paso más hacia el establecimiento de un método de trabajo mucho más confiable.

La importancia del cuidado y la higiene de la ropa de trabajo en una obra en construcción

Históricamente hablando, la ropa de trabajo de albañiles, soldadores, y obreros en general en una obra en construcción, era proveída por la empresa (casi siempre dos equipos nuevos) pero el cuidado y la higiene correspondía al empleado. Hoy en día las cosas han cambiado, no en todos los proyectos arquitectónicos, naturalmente, sino en aquellos que requieren máximas medidas de seguridad para asegurar un entorno laboral óptimo desde todo punto de vista.

En este sentido, los lavaderos industriales cumplen un rol fundamental. En el sitio El Lucero podemos ver en detalle algunas de las características principales de este tipo de lavaderos, capaces de tratar ropa de trabajo tanto del sector de la industria como de la salud. En este sentido, son muchas las obras de gran envergadura que prefieren confiar en los lavaderos industriales, y la razón es muy sencilla: costos.

En efecto, es mucho más económico para una empresa contratista recurrir a un lavadero industrial para tratar la ropa de trabajo que, por ejemplo, sustituir elementos faltantes, o bien recuperarlos tras el final de la obra. Es por eso que muchos estudios de arquitectura recomiendan a los contratistas depositar su confianza en este tipo de lavaderos, caracterizados por trabajar con mucha seriedad y respetando a rajatabla los tiempos y necesidades del cliente.

 

 

Claro que las viejas tradiciones rara vez se eliminan de cuajo. Lleva tiempo darse cuenta de que existen opciones mejores y más aptas para determinadas cosas. La ropa de trabajo es una de ellas, dejada casi siempre bajo la responsabilidad del empleado en términos de cuidado e higiene, y siendo virtualmente imposible no recurrir a reemplazos, producto de pérdidas u olvidos, durante varias ocasiones a lo largo de la obra.

En este contexto, los lavaderos industriales son una herramienta más que interesante al respecto. Aquellos que quieran leer un poco más sobre los diferentes servicios que estas empresas prestan pueden encontrar muy buena información en el siguiente enlace: https://ellucero.com.ar/lavanderia-industrial.php . Desde nuestra perspectiva, realmente nos parece oportuno recurrir a esta alternativa, ya que ha probado largamente su eficiencia.

La ropa de trabajo es, también, una herramienta. Después de todo, por algo existen normas concretas respecto de su uso en una obra en construcción; precisamente porque este tipo de indumentarias protege al empleado frente a ciertos riesgos en el lugar de trabajo. Esto quiere decir que, al delegar en el empleado el cuidado y la higiene de la ropa de trabajo, la empresa pierde control sobre su estado, algo que bien podría justificar algún tipo de accidente menor en el futuro, y que claramente hubiese podido evitarse al actuar a tiempo.

Ciertamente se nos refutará, y con toda razón, que no hay legislación vigente que obligue a una empresa a encargarse de la limpieza de la ropa de trabajo, al menos no en nuestro sector; y a eso responderemos que el cuidado de la ropa en un lavadero industrial puede hacernos ahorrar costos, desde luego, pero también grandes dolores de cabeza a la hora de tener que reponer indumentaria perdida, rota o en malas condiciones. Para tenerlo en cuenta.